¿Me equivoco o la genética no engaña?.
¡Que bueno es el verano!